¿Cómo educar a nuestros hijos para un buen uso de la tecnología?

¿A qué edad pueden tener los niños un smartphone o tablet?

ipad_2166613b

 

La tecnología ha invadido nuestras vidas, por lo que los niños entran en contacto con computadores, celulares y tablets muy pronto. Los nativos digitales, como se les conoce a quienes han nacido con esta tecnología, tienen una extraordinaria destreza para manejar diferentes dispositivos y sus conocimientos informáticos a veces superan el de los padres. Por eso, no es extraño que quieran tener su propio smartphone o tablet cuando son muy pequeños.

¿A qué edad pueden hacer buen uso de estos dispositivos?

Es difícil hacer referencia a una edad específica ya que ello dependerá, básicamente, del nivel de madurez de cada niño. Sin embargo, los expertos indican que los niños menores de 12 años no deberían tener un smartphone o tablet propio. En todo caso, puedes darle un móvil básico, que le sirva para hacer llamadas o enviar mensajes cuando necesite comunicarse contigo.

DSC_0079No obstante, los 12 años son una edad adecuada para que tengan su primer smartphone, por diferentes motivos. Ante todo, porque en esta etapa los niños se muestran más receptivos con sus padres que los adolescentes, por lo que podrás orientarle en el uso de este dispositivo y establecer determinadas reglas. En segundo lugar, porque entran a la ESO y no tener un móvil puede ser una causa de aislamiento social. En este nivel educativo la mayoría de los niños ya forman parte de grupos de WhatsApp o son activos en las redes sociales, por lo que no poder conectarse implica un riesgo de exclusión.

Los riesgos de la tecnología para los niños

Tener un smartphone o un tablet propio implica diferentes riesgos, sobre todo si los padres no establecen reglas que permitan un uso responsable:

– Descanso insuficiente. El smartphone no es un simple teléfono, es una fuente de entretenimiento, razón por la cual muchos niños pueden usarlo durante la noche, restando horas al sueño. Como resultado, su desempeño académico puede verse afectado ya que durante el día tendrán problemas para concentrarse en clases.

– Acoso digital. Un niño que no está al corriente de los riesgos que acechan en Internet puede desvelar datos sensibles o subir imágenes comprometidas a las redes sociales, quedando a merced de los acosadores. De hecho, el ciberbullyng o acoso digital es un fenómeno en aumento que puede tener graves consecuencias para la salud psicológica de las víctimas.

– Problemas de comunicación en la familia. La mayoría de los padres permiten que sus hijos usen el móvil para estar más comunicados pero a veces obtienen el resultado contrario. Cuando no se establecen límites de tiempo para el uso de estos dispositivos, la comunicación familiar puede verse seriamente afectada.

– Abandono de las obligaciones. Un smartphone o un tablet representan una enorme distracción. Es probable que el niño prefiera estar conectado, jugando o escuchando música, en vez de cumplir con sus deberes en el hogar o hacer las tareas del colegio. Por eso, es importante que los padres limiten su uso en casa.

– Problemas psicológicos. ¿Sabías que 1 de cada 11 niños de 8 a 18 años podrían catalogarse como adictos a la tecnología? Esto significa que pasa cada vez más tiempo conectado y menos tiempo con sus amigos y familiares. Además, el uso excesivo de estos dispositivos también se ha vinculado con el aumento de la depresión y la ansiedad infantil, así como con el déficit de atención.

Back Camera

 

Fuente: http://www.parabebes.com/

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

, ,

No comments yet.

Deja un comentario