¿Das masajes a tu bebé? Entérate de cómo les beneficia

cuidados_bebeUn recién nacido puede tener sus propios horarios y eso es algo que los padres deben aprender a conocer, es parte del proceso de conexión con el pequeño y de saber identificar sus gestos y la forma de expresarse. En esta etapa de reconocimiento los cuidados de los padres son muy importante , y debido a la piel tan sensible que tienen los masajes le ayudan pero también deben realizarse con mucha precaución.

La piel de tu bebé puede resultar irresistible ya que es fina, suave y delicada, por eso si quieres hacerle masajes primero debes asegurarte que tus manos reúnen las condiciones para que ésto sea una grata experiencia para el pequeño. Tus manos deben ser suaves para no generar daños en su piel.

Los masajes a tu bebé no son iguales que esos agresivos y fuertes que se le dan a los adultos, en ningún caso se debe golpear, aunque sea suavemente, su cuerpo frágil. De hecho existe algo denominado ejercicios de estimulación temprana los que deben ser aprendidos de un especialista para hacerlos de la forma correcta.

Masajear la piel de tu bebé y realizar ciertos ejercicios que estimulan sis sistema de motricidad gruesa y fina, también les permite potenciar el vínculo afectivo y potenciar la relación madre/hijo.

Más tiempo con tu bebé y de mejor calidad

En estos tiempo las madres deben enfrentar muchas dificultades para pasar más tiempo con sus pequeños, fuera de los meses correspondientes al post-natal, es muy complicado que puedan seguir pasando gran parte del día con ellos debido a los compromisos laborales que deben enfrentar a diario.

Por eso es importante que el tiempo que tienes para estar con tu hijo sea de calidad y puedan desarrollar actividades que les beneficien a ambos. Los masajes a tu bebé le sirven para estimular la circulación, fortalecer su piel, desarrollar su capacidad sensitiva e incluso para relajarse.

Un momento ideal para hacer un masaje a tu bebé es después del baño. Un baño con agua tibia, seguido de un masaje suave en su piel, puede o no ser con un producto especial (para bebés), es la fórmula perfecta para tener un sueño placentero.

Debido a su fragilidad, los padres primerizos pueden tener algunos temores al respecto, en todo lo que implica un contacto físico con el pequeño. Para evitar resultados adversos, pueden asesorarse con especialistas que les de instrucciones respecto a cómo proceder y qué tipo de masaje realizar en cada momento y etapa de crecimiento de tu hijo.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

,

No comments yet.

Deja un comentario