Son 112 obras de diferentes formatos realizadas mayoritariamente en los años 60 y 70, pertenecientes a la Fundación Joan Miró, Barcelona y a la colección privada de la familia del artista.

images (1)

 

Con una gran exposición del artista español Joan Miró, el nuevo Centro de las Artes 660 (CA 660) abre sus puertas al público. Titulada Joan Miró, La Fuerza de la Materia, son 112 obras de diferentes formatos realizadas mayoritariamente en los años 60 y 70, pertenecientes a la Fundación Joan Miró, Barcelona y a la colección privada de la familia del artista. Estos trabajos se resumen en 41 pinturas, 20 dibujos, 22 esculturas, 26 obras gráficas y tres objetos que fueron inspiración de volúmenes presentes en la exhibición. Setenta son las obras que pertenecen a la Fundació Joan Miró y 42 a las colecciones privadas de la familia. Esta es una de las muestras de arte más importantes que se han presentado en el país, tanto por el nivel de consagración del artista como por la calidad de las obras expuestas. Es una de las exhibiciones más grandes de Joan Miró que se han realizado en Latinoamérica. Por último, tiene la particularidad que es una exposición inédita conformada por piezas que nunca antes habían sido exhibidas juntas. El conjunto de obras y el diseño del recorrido fue ideado especialmente para CA 660 por dos expertos de la Fundació Joan Miró, una especialista de la Successió Miró de Palma de Mallorca y un encargado de la museografía en Chile.

Tal como su nombre lo dice, esta exposición busca dar cuenta de la importancia que este surrealista dio a la materia, tanto como vía de experimentación, como fin en si misma. La tradición artística en general utilizaba la materia como medio de representaciónde algo más. Miró, en cambio, es de los vanguardistas en valorar y trabajar un determinado color, textura y material por el simple gusto de ellos.

Experimentando con los materiales más diversos y los procedimientos más innovadores, este artista quiso traspasar las reglas establecidas para alcanzar el lenguaje más puro del arte. Esto, debido a que hacia finales de los años veinte descubrió que su capacidad creativa podía ir mucho más allá de la pintura tradicional, de sus formatos y herramientas académicas, y que era capaz de desafiar los límites de los medios convencionales y crear con lo que que tuviera a su alcance.

Fue así que se propuso “asesinar la pintura” y comenzó una etapa de exploración con nuevos materiales y soportes. El resultado de esa decisión son los trabajos que conforman la exposición Joan Miró, La Fuerza de la Materia. “Siento un asco profundo por la pintura, sólo me interesa el espíritu puro y no me sirvo de los instrumentos usuales en los pintores salvo para ser certero en los golpes que doy”, señaló este artista en 1931.

La exposición está instalada en las galerías de arte de CA 660 que cuentan con casi mil metros cuadrados. Entre las exigencias requeridas para el montaje, está que estas salas deben mantener la temperatura entre 18° y 22° y una humedad relativa entre 50 y 60%, sin variaciones de más del 10% en 24 horas.

Dividida en cuatro etapas, la primera incluye piezas desarrolladas entre los años 1931 y 1949. Miró fue inicialmente parte de la Generación de Poetas del 27, entre los que se contaba a Federico García Lorca, Luis Buñuel y posteriormente, a Pablo Neruda, Vicente Huidobro y Jorge Luis Borges. Su amor y cercanía por la poesía lo llevaron a expresar plásticamente lo que sus contemporáneos buscaban decir con palabras. Estos poetas querían eliminar de la poesía todo aquello que no era tal, o sea, representar la realidad sin describirla. Por su parte Miró, buscó crear un lenguaje puro, casi primitivo, que no representara lo exterior, sino simplemente mostrara la fuerza de la materia y el discurrir del inconsciente del hombre. Esta primera parte de la exhibición refleja los indicios de lo que llegará a ser ese lenguaje mironiano simple y simbólico. La segunda y tercera sección de esta exhibición están dedicadas a obras creadas en las décadas de los 60 y 70, tiempo en el que este surrealista desarrolló al máximo su amor por la materia. Hay óleos, acrílicos, pasteles, gouache y dibujos creados sobre tela y también sobre soportes más innovadores como trapos,papeles perforados, cartulinas, papel de embalar, lona, madera y cartón, además de intervenciones con cuerdas y cintas. Los temas que inspiran estas obras son los clásicos de Miró: las mujeres, pájaros, constelaciones y extraños personajes, y la manera en que él los manifiesta en sus trabajos es a través de este vocabulario de símbolos y signos que se amplía e intensifica con los años. Gran parte de estas piezas fueron anteriormente presentadas en la primera gran retrospectiva de este artista que tuvo lugar en el Grand Palais de París en 1974.

Miró tenía 80 años y las obras de esta época son las más poéticas de toda su producción. A pesar de su avanzada edad, desarrolló sus trabajos más radicales, pues su compromiso con la materia lo llevaron a someterla a las prácticas más poco convencionales: quemar las telas, rasgarlas, agujerearlas y utilizar elementos que la tradición jamás concibió como parte de una obra de arte. Y así logró seguir provocando al espectador, tal como lo hace hasta el día de hoy.

La cuarta y última sección de esta muestra incluye esculturas y una serie de obras gráficas que reflejan cómo su fascinación por la materia se manifestó también en otros medios plásticos. A través de aguafuertes y aguatintas Miró buscó desafiar los límites de estas técnicas introduciendo materiales extraños, como el carborúndum, para potenciar el trazo y las texturas. Las esculturas las desarrolló en bronce y se inspiraron en el ensamblaje de diversos objetos extraídosdel entorno popular. Es decir, tomaba como punto de partida ratoneras, sartenes, cajas de sombreros, cucharas de sopa y todo lo que llamara la atención en su andar cotidiano. Luego las ensamblaba y las reproducía en bronce, dando origen a la verdadera obra. De hecho, la exposición cuenta con tres de los objetos originales que dieron vida a estas esculturas.

Cada una de estas secciones incluyen gigantografías de Miró en esos años, muchas de las cuales aparece trabajando en obras que son parte de la exhibición.

CA 660 contará con la visita del nieto del artista, Joan Punyet Miró, durante los primeros días de exposición.

Además, habrá un completo programa de extensión. Durante los días de semana habrá visitas guiadas para pre-escolares, estudiantes de enseñanza básica y media, diseñadas para cada nivel.

Éstas incluyen un taller práctico para los estudiantes y fichas pedagógicas para que los profesores puedan seguir profundizando en las salas de clases.

Los fines de semana o con coordinación previa, se contará con visitas guiadas para estudiantes universitarios de pre y posgrado, familias, adultos mayores y personas con discapacidad auditiva.

Estos días también se dictarán talleres para niños y jóvenes. Además se harán recorridos para grupos que trabajen en las oficinas cercanas a CA 660. Previa inscripción, se realizarán tanto a las horas de almuerzo como en las tardes.

Por último, se realizarán conferencias en relación a la obra de Miró dirigidas al públicoen general y a personas especializadas. Éstas serán anunciadas con anticipación y se podrá asistir previa inscripción.

Miró1

Más información del evento aquí http://www.estoy.cl/sitio/evento/joan-mir-la-fuerza-de-la-materia

Textos de:  www.estoy.cl

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

No comments yet.

Deja un comentario